Ceremonias de luto por el Imam Husain (P), milagros y virtudes

Sitio Informativo de la Oficina del Gran Ayatolá Makarem Shirazi

صفحه کاربران ویژه - خروج
Ordenar por
 
makarem news

Nota del día

Ceremonias de luto por el Imam Husain (P), milagros y virtudes

Tierra del Paraíso… Luto de los hindús por el Imam Husain (P)…  Arca de Salvación del Imam Husain… Rituales de luto…

El luto por el Imam Husain (P) y sus compañeros, expresar amor por ellos, y conmemorar sus sufrimientos, se consideran entre los más importantes rituales islámicos. Muchos hadices han sido narrados por el Profeta (PBD) y los Imames Infalibles (P) sobre la recompensa del luto por el Imam Husain (P) y, según las narraciones, el luto por el Imam Husain (P) y sus compañeros, especialmente en los primeros diez días de Muharram ha sido recomendado por Ahlul-Bait (P). [1] Al respecto, el Imam Rida (P) dice en un hadiz:

“El día de Husain (P) hirió nuestros párpados e hizo fluir nuestras lágrimas y nos trajo tristeza y dolor, así que aquellos que lloran deberían llorar por alguien como Husain (P) hasta el Día de la Resurrección... Cuando llegaba el mes de Muharram, no se le veía a mi padre (el Imam Kazim) sonreír. La tristeza lo llenaba hasta que estos diez días terminaran, y el décimo día de Muharram fue día de luto y de llanto para él...” [2]

Rayan Ibn Shabib, uno de los compañeros del Imam Rida (P) dice: El primer día de Muharram, fui ante el Imam Rida (P) y él me dijo:

“Oh hijo de Shabib, si vas a llorar por algo, llora por Husain Ibn 'Alí Ibn Abi Talib (P). En verdad él fue decapitado como se degüella un cordero, y dieciocho personas de su familia fueron martirizadas junto a él… Oh hijo de Shabib, si lloras por Husain (P) y tus lágrimas fluyen por tus mejillas, Dios perdonará los pecados que has cometido, ya sean grandes o pequeños, pocos o muchos”.[3]

En muchas narraciones, la recompensa por llorar por el Imam Husain (P) es el Paraíso.[4] En algunos hadices, el paraíso se ha presentado como la recompensa de hacer llorar a otros por el Imam Husain y Ahlul-Bait (P) a través de la poesía y otros rituales. [5]

 

El luto por el Imam Husain (P) a lo largo de la historia

Según algunos hadices, desde el inicio de la creación, Dios informó a los profetas, entre ellos Adán (P), Noé (P), Abraham (P) Moisés (P), y Jesús (P) del suceso de Ashûra y el martirio de Husain (P) el nieto del ultimo profeta y ellos lloraron al escuchar esta noticia.[6] Además, antes del incidente de Karbala, el Profeta (PBD), el Imam 'Ali (P) y la señora Fátima (P) habían predicho los acontecimientos que iban a suceder en Karbala y lloraron por ello.[7]

Después del suceso de Ashura, los primeros dolientes del Imam Husain (P) fueron el Imam Sayyad (P), la señora Zainab (P), las hijas del Imam Husain (P) y Rabab, la esposa del Imam Husain (P). Ellos continuaron el camino del Imam Husain (P) transmitiendo el mensaje de Karbala a otros lugares como Kufa, Sham y Medina.[8]

El Imam Sadiq (P) narra:

“Después del martirio del Imam Husain (P), su esposa Rabab organizaba reu n i o nes de luto y lloraba junto con otras mujeres que estaban en su casa, hasta tal punto que se acababan sus lágrimas.” [9]

Cuando los cautivos de Karbala llegaron a Siria, la honorable señora Zainab (P) relató para la gente lo ocurrido en Karbalá e incluso las mujeres de la tribu omeya lloraron por ellos.[10] Según algunos informes, ellos estuvieron de luto durante siete días.[11]

Después del martirio del Imam Husain (P), los miembros del movimiento de Tawwabin, quienes se habían arrepentido y se levantaron en contra de los omeyas, también fueron por primera vez a Karbala, lloraron allí y juraron vengar la sangre del Imam Husain (P).[12]

Uno de los métodos más efectivos de los Imames Infalibles (P) para dar a conocer el movimiento del Imam Husain (P) estaba oculto en su llanto y luto por el Imam (P). A lo largo de la época de su Imamato, el Imam Sayyad (P) siempre lloró por esta tragedia de forma continua; hasta tal punto que se le dio el título de “Bakka’" (el que llora mucho)[13]. De hecho, el luto por el Imam Husain (P) era un medio para despertar a la gente y preservar el movimiento de Ashûra del olvido.

 

Ceremonias de Muharram, milagros y virtudes

Tierra del Paraíso

Durante la época de la dinastía Safavi, un monje cristiano que había obtenido poderes extraordinarios por haber seguido el camino de la penitencia y la austeridad, fue a Irán para investigar sobre el Islam.

Cuando el sultán lo vio y se enteró de su intención, ordenó a todos los eruditos de Isfahán que debatieran con él y probaran la veracidad del Islam, entre los cuales estaba presente el difunto Mul-la Mohsen Faiz Kashani. Él le saludó al monje y le preguntó acerca de sus poderes y conocimiento.

El monje estaba muy molesto por las preguntas del Sheij y dijo: “Yo tengo acceso al conocimiento de lo oculto ¿acaso usted tiene alguna duda de mis poderes?

El Sheij le dijo: “Si te consideras una persona sabia y vidente, dime qué tengo en la mano.”

El monje cristiano pensó profundamente y al cabo de unos minutos su rostro se puso pálido y el sudor de la impotencia y debilidad apareció en su frente.

El Sheij Faiz Kashani sonrió y dijo: “¿Qué te pasó? ¿Por qué no puedes responder? Tú mismo dijiste que informarías sobre los secretos de la gente.”

El monje dijo: “¡Juro por Cristo hijo de María que he notado qué hay en tu mano y sé que es una pieza del paraíso, pero me sorprende cómo la has obtenido!”

El difunto Faiz Kashani dijo: "Quizás cometiste un error en tus cálculos y los métodos que utilizaste". El monje dijo que estaba seguro que el Sheij había escondido una pieza del paraíso en sus manos y le pidió que se la mostrara. El difunto Faiz Kashani dijo: “Si te lo muestro, ¿confesarás la veracidad de la religión del Islam? Lo que tengo en mi mano es la tierra del santuario del Imam Husain (P).”

Luego abrió su mano y le mostró al monje un rosario que era de Karbala y le dijo: “Nuestro Profeta (PBD) dijo que Karbala es un pedazo del Paraíso, y tú también lo confirmaste en tus palabras. Tú mismo admitiste y dijiste que no has cometido ningún error, y también admitiste el hadiz del Profeta (PBD).” Husain (P) el hijo de nuestro Profeta (PBD) está enterrado en esta tierra que es una parte del paraíso.

El monje cristiano, al ver estas pruebas claras, dio testimonio de la veracidad del Islam y se convirtió en musulmán. [14]

 

Salvación de los shiítas de la peste

El Ayatola Sheij Abdul Karim Haeri Yazdi, fundador del seminario islámico de Qom narra:

Cuando estudiaba en Samarra, ocurrió una pandemia en esta ciudad, y muchas personas se infectaban todos los días y morían en multitudes. Un día, estaba hablando con el Ayatola Mirza Mohammad Taqi Shirazi de la enfermedad epidémica y que todos estaban en peligro de muerte.

El difunto Mirza Shirazi dijo: “Si les doy una instrucción, ¿me prometen que la realizarán?” Todos dijeron que sí.

Entonces dijo: “Para que esta calamidad les sea quitada, yo decreto que los shiítas que viven en Samarra, desde hoy hasta diez días, reciten la Ziyarat de Ashura, y regalen la recompensa de la Ziyarat a la honorable señora Naryis, la madre del Imam Mahdi (P).

Este decreto fue difundido en la ciudad y todos los shiítas comenzaron a recitar la Ziyarat de Ashura.

A partir del día siguiente se detuvo la enfermedad entre los shiítas mientras que cada día morían muchas personas de los suníes. Algunos suníes preguntaban a sus conocidos: ¿Cuál es la razón por la que ya no muere nadie de los shiítas?

Se les dijo: ¡La Ziyarat de Ashura! Entonces, ellos también comenzaron a recitar la Ziyarat de Ashura y de esta manera la calamidad fue eliminada de toda la ciudad. [15]

 

Luto de los hindús por el Imam Husain (P)

El Sayyed Ismail Muyab ha sido testigo de un milagro que había ocurrido durante su estancia en la India. Él narra que algunas de las tribus hindúes, aunque no son musulmanes, creen en el Imam Husain (P) y participan en las reu n i o nes de luto de Muharram y Ashura.

El día de Ashura de cada año, algunos de ellos reparten comida y agua en las procesiones de los shiítas y se ponen de luto junto con ellos.

Uno de los hombres de su tribu, que era hindú, siempre realizaba los rituales de luto junto con los shiítas y participaba en las procesiones de golpe de pecho. Cuando murió, según un ritual religioso de los hindúes, quemaron su cuerpo con fuego hasta volver todo su cuerpo en cenizas, pero vieron que su mano derecha y un trozo de su pecho, no se quemaron en el fuego. Sus familiares llevaron esas dos piezas al cementerio de los shiítas y dijeron “Este suceso se trata de su participación en las ceremonias de luto por el Imam Husain (P). Él golpeaba el pecho con la mano derecha en las ceremonias de luto por Husain (P), y nosotros hemos escuchado que el amor por Husain (P) puede apagar el fuego del infierno.”. [16]

 

Sanación del ciego

El difunto Ismael Beig ha narrado que sufría problemas en los ojos a la edad de seis años y esto continuó hasta que se quedó completamente ciego. El narra la historia de la sanación de sus ojos de la siguiente manera:

Durante los primeros diez días de Muharram, mi tío (hermano de mi madre) organizaba reu n i o nes de luto de Muharram en su casa. Como era verano, se distribuía jugo y agua fría entre los participantes. Le pedí a mi tío que me diera permiso de servir jugo a los participantes en la reunión, pero él señaló que yo estaba incapacitado de hacerlo por ser ciego. Le pedí que enviara a otra persona para ayudarme. Él aceptó mi propuesta  y de esta manera pude servir jugo a algunas personas que habían participado en la ceremonia de luto por el Imam Husain (P)

Mientras tanto, el hombre que estaba dando charla sobre el pulpito comenzó a narrar las tragedias de la honorable señora Zainab (P). Yo estaba tan afectado que caí desmayado llorando. En esta condición, apareció una señora (que aparentemente era la honorable señora Zainab (P)) y pasó su mano sobre mis ojos y dijo: “Ahora estás sanado. A partir de ahora, más nunca tendrás ningún problema en tus ojos.

Yo abrí los ojos y miré alrededor de la reunión. Corrí hacia mi tío con alegría. Se creó una gran emoción en la reunión y todos me rodearon ya que se habían dado cuenta de que un milagro había ocurrido.

El difunto Ismael Beig también ha narrado que después de algunos años, durante un experimento químico, un recipiente que contenía alcohol se incendió, y lo quemó de la cabeza hasta los pies, excepto sus ojos. Él permaneció hospitalizado durante meses. Le preguntaron cómo sus ojos no estaban afectados por el incendio. Dijo: “Es un regalo del Imam Husain (P) y una promesa de que mientras viva, mis ojos nunca sufrirán dolor.

[17]

 

Arca de Salvación del Imam Husain

El Ayatolá Wahid Jorasani narra:

Yo asistía a las clases del difunto Ayatolá Sayyed Abdul Hadi Shirazi. Un día nos informaron de que su cuñado, el difunto Sayyed Ya’far Shirazi, había muerto.

Él dijo: Ahora que ha fallecido, quiero contarles una historia:

Una noche la cual fue la primera noche de Muharram, soñé que estaba en mi habitación, y dos ángeles entraron a la habitación y colocaron dos sillas. Luego el Imam Husain (P) y el honorable Abbas (P) llegaron y se sentaron en las sillas. El honorable Abbas (P) tenía una lista en su mano en la cual se habían escrito algunos nombres. El Imam Husain (P) mencionó el nombre de una persona y le dijo a su hermano: “Borra su nombre y escribe el nombre del Sayyed Ya’far en su lugar.”

Luego ellos se fueron y los ángeles se llevaron las sillas.

Por la mañana, cuando llegó el Sayyed Ya’far, le pregunté si había hecho algo por el Imam Husain (P). Cuando le conté mi sueño, lloró mucho y dijo:

Anoche, cuando regresaba del santuario, recordé este noble hadiz que dice: "Quien llore (Por el Imam Husain) o haga llorar a otra persona, incluso si fuera una sola persona, le garantizamos el Paraíso". Me dije a mí mismo que soy una persona que llora mucho por el Imam Husain (P), pero no hago llorar a los demás. Pensé que debería conseguir un libro de la historia de Ashura y leerlo para los miembros de mi familia durante las noches de Muharram. Como no lo tenía en casa, lo pedí prestado por diez noches y lo leí para los miembros de mi familia y de esta manera organicé una pequeña ceremonia de luto con mi esposa y mis dos hijas. Tal vez fue por eso que escribieron mi nombre en la lista del Imam Husain (P). [18]

 

El favor del Imam Husain (P) hacia una persona cristiana

Muhaddiz Nuri narra que un comerciante cristiano vivía en Basora. Sus amigos de Bagdad le escribieron y lo invitaron a Bagdad, y él también tomó todos sus bienes comerciales y se dirigió hacia Bagdad. En el camino, los ladrones lo atacaron y saquearon todas sus propiedades.

Le dio vergüenza ir a Bagdad en esa condición, por lo que se quedó en algunas tiendas de campaña del camino, junto con los viajeros que iban a Karbala. Ellos lo llevaron a Nayaf y luego a Karbala.

En la noche anterior a Ashura, lo dejaron con sus pertenencias y le dijeron: “Vendremos a verte mañana por la tarde.”

Pasó la noche y él se quedó dormido. En su sueño, vio que tres personas con rostros luminosos salieron del santuario del Imam Husain (P). Uno de ellos ordenó a otro que escribiera los nombres de los peregrinos que estaban en el patio del santuario y mandó al otro que escribiera los nombres de los peregrinos que estaban en toda la ciudad de Karbala.

Después de un tiempo, esas dos personas volvieron y le presentaron la lista de peregrinos al Imam (P). El Imam (P) miró los nombres de los peregrinos y dijo: “Falta el nombre de alguien”.

Esas dos personas fueron y buscaron y regresaron y dijeron: “Hemos escrito todos los nombres, no falta nadie.

Él dijo: “No, aún falta el nombre de alguien”.

Fueron una vez más y buscaron por todas partes y regresaron y dijeron: “Buscamos por todas partes, no hemos dejado a nadie.”

Él dijo: “No, hay alguien más.”

La tercera vez buscaron por todas partes y regresaron y dijeron: “Excepto un cristiano, no queda nadie.”

Él dijo: “Entonces, ¿por qué no escribisteis su nombre? Él ha llegado a la puerta de nuestro santuario.”

Gracias a este sueño real, ese hombre cristiano fue iluminado por la luz del Islam y se convirtió en musulmán y Dios le concedió así felicidad eterna y bendiciones divinas. [19]

 

Rituales de luto

En las comunidades musulmanas, existen diversos rituales y estilos de luto en diferentes comunidades musulmanes, para expresar el luto por el Imam Husain (P). Algunos de estos rituales de luto son los siguientes:

  • Poesía y elegía: escribir y recitar poemas sobre el martirio del Imam Husain (P).
  • Golpes de pecho: El ritual de golpear el pecho es uno de los rituales más comunes que se realizan en las ceremonias de luto, especialmente en el luto de Muharram.
  • Conmemorar los eventos de Ashura: Es la expresión y la narración de los acontecimientos de Ashura con tristeza. Este ritual suele ir acompañado de recitación de poemas y derramamiento de lágrimas por el Imam Husain y sus compañeros.
  • Ta'ziya y obras de teatro: es un espectáculo para recrear los acontecimientos de Karbala en el que se utilizan ropas especiales y herramientas de guerra. Ta'ziya se realiza de diferentes maneras en países islámicos y shiítas, incluidos Irán, Afganistán, India y Pakistán.
  • Golpes de cadena: es uno de los rituales comunes del luto que se ve principalmente en las procesiones durante los primeros diez días de Muharram y la última década del mes de Safar en Irán, Irak, Líbano, Pakistán e India. En este ritual, los participantes en la procesión levantan en armonía instrumentos hechos de cadenas leves y finas y con un ritmo específico los golpean simbólicamente en sus hombros.
  • Portación de bandera: portación de bandera, es la ceremonia de portar banderas en las procesiones de luto de Muharram, que es uno de los rituales de luto comunes en muchos países. Los shiítas generalmente portan una bandera especial con el nombre de Abbas Ibn 'Ali (P) y otro con el nombre del Imam Husain (P).
  • Procesión: es la caminata de un grupo organizado de dolientes y personas que se mueven y lloran en las calles públicas. Este ritual suele ir acompañado de la portación de símbolos y banderas para el luto por el Imam Husain (P).
  • La noche después del martirio: La ceremonia de la noche después del martirio, es un ritual que se realiza en la noche 11 de Muharram, con el propósito de conmemorar los sufrimientos de los niños y familiares del Imam Husain (P). En esta ceremonia, la presencia de niños y mujeres es significativa y los participantes generalmente prenden velas en la reunión.

 

Recomendación de los Imames (P) acerca del luto por el Imam Husain (P)

Los Imames Infalibles (P) alentaban a los shiítas al luto por el Imam Husain (P) y admiraban a los poetas que recitaran elegías para hacer llorar a los participantes en las ceremonias de luto. Se ha narrado que el Imam Sadiq (P) consideró escribir poemas para el Imam Husain (P) y hacer llorar a la gente como actos que serán recompensados con el Paraíso.[20] En el día de Ashura, el Imam Sadiq (P) organizaba ceremonias de luto en su casa e invitaba a sus familiares y compañeros. Al respecto, Harun Makfuf, uno de los compañeros del Imam Sadiq (P) dice:

Tuve el honor de estar en presencia del Imam Sadiq (P), y él me dijo que recitara poemas sobre el Imam Husain (P). Empecé a recitar los poemas que recitaba al lado de la tumba del Imam Husain (P) y desde el principio vi que el Imam Sadiq (P) empezó a llorar, por eso, guardé silencio, pero él me dijo que continuara la recitación de los poemas.[21]

También, se ha narrado que el Imam Rida (P) organizaba ceremonias de luto por el Imam Husain (P) y un famoso poeta de aquel entonces, llamado Di’bil Juza’i recitaba poemas en conmemoración del martirio del Imam Husain (P). En aquellas ceremonias también participaban las mujeres de la familia del Imam Rida (P) y lloraban por los sufrimientos y dolores de su abuelo, el Imam Husain (P).[22]

 

Notas

[1] Historia del levantamiento y martirio de Sayyed al-Shuhada, 1389, vol.1, p.195.

[2] Saduq, Al-Amali, 1376, página 128, h2.

[3] Saduq, Al-Amali, 1376, página 128, h2.

[4] Véase: Ibn Quliwaih, Kamel al-Ziyarat, 1356, capítulos 32 y 33, 100-100

[5] Al-lama al-Maylisi, Bihar al-Anwar, volumen 44, página 288.

[6] Véase: Maylisi, Bihar al-Anwar, 1403 H, volumen 44, páginas 223-250.

[7] Ibn Quliwaih, Kamel al-Ziyarat, 1356, págs. 266-266; Saduq, Al-Amali, 1376, página 134; Maylisi, Bihar al-Anwar, 1403 H, volumen 44, páginas 250-266.

[8] Mohammadi Rishahri, Enciclopedia de elegía y luto por Sayyed al-Shuhada, 1387, página 14.

[9] Kulaini, Kafi; vol. 1; p. 466.

[10] Ver: Tabari, Tarij al-Umam wa al-Muluk, 1369, vol.7, p.3074.

[11] Ver: Maylisi, Bihar al-Anwar, 1403 H, vol.45, p.196.

[12] Jarazmi, Maqtal al-Husain (P), 1418 H, vol.2, página 218.

[13] Hurr ‘Amili, Wasa’il al-Shi’a, vol 2, p. 922, capítulo 87, hadiz 7.

[14] Araqi, Dar al-Salam, p. 518.

[15] Dastqeib Shirazi: Dastanhaye Shegueft  pág. 271

[16] Ver: Dastqeib Shirazi: Dastanhaye Shegueft, no. 45.

[17] Ver: Dastqeib Shirazi: Dastanhaye Shegueft.

[18] Un sorbo de las virtudes del Imam Husain, p.65

[19] Muhaddiz Nuri, Dar al-Salam, vol 2, pág. 144

[20] Ver: Ibn Quliwaih, Kamel al-Ziyarat, 1356, capítulo 33, págs. 104-106; Hurr Ameli, Amal Alam, 1385 H, volumen 14, página 596.

[21] Maylisi, Bihar al-Anwar, 1403 H, vol.44, p.287

[22] Maylisi, Bihar al-Anwar, vol 44, p 257.

 


Fecha de emisión: « 2024/7/4 »
Comentarios
*Texto
*Código de verificación http://makarem.ir
Vistas : 664